opinión

La opinión del lector: Inhumana actitud de un chofer del A40

José dijo:

No sé qué está pasando en la sociedad, nos estaremos volviendo todos locos… Ayer me ocurrió algo impactante mientras me montaba en la ruta A40 la antigua 400, en la primera parada que está en la Habana Vieja.

Prevenir para proteger la vida en nuestras carreteras

Compañeros: cada vez que nuestro pueblo escucha la terrible noticia de un accidente masivo en nuestras carreteras, cada persona que conoce sobre el lamentable hecho, sea o no familiar allegado, sufre amargamente tal desgracia. Cuántas familias enlutadas, cuántas preciosas vidas perdidas a causa principalmente de la irresponsabilidad. No resulta fácil asimilar tal impacto, cuando sabemos sobradamente cuánto hace el país por preservar la vida humana desde que comienza a formarse, garantizando una vida larga y que goce de la mayor felicidad posible. Propósito que se destroza en segundos ante un accidente.

Los oídos no tienen párpados

Igual a un ojo que no pudiera cerrarse al golpe de luz, el oído indefenso sufre por el volumen y la estridencia de bocinas que, ahora portátiles, acompañan la cotidianidad de los caminantes y viajeros en una ciudad agresivamente sonora.

Quien toma un ómnibus de un punto a otro de La Habana; entiéndase un recorrido desde el municipio del Cotorro hasta el de Guanabacoa, y desde allí se dirige al centro de la capital, puede oír en el trayecto la música de entre ocho y 12 cantantes, casi todos cultores de un mismo género: el reggaetón. Que la recurrencia temática no se haga esquela, sino síntoma…

Problemas de verano en primavera

Domingo 8 de abril, hora: 11:20 a.m. y se convierte en una batalla campal para los pobladores del reparto Juan Delio Chacón y zonas aledañas abordar la ruta 204. Solo en la terminal, la guagua se repleta de pasajeros.

Sí, esta reportera vuelve sobre el tema de la transportación hacia las playas y el estado técnico de los ómnibus porque continúa siendo preocupante para una buena parte de la población.

“Compromiso” sin anillo (Chapuceando)

Una obra inconclusa siempre tiene efectos colaterales cuyas consecuencias –algunas veces impredecibles- siempre conducen a importantes daños materiales o psicológicos. Esta vez hago referencia a comentarios recibidos en nuestra edición digital de Tribuna de La Habana (www.tribuna.cu), con respecto al comentario “Crucigramas en la avenida”.

Accidentes del tránsito: ¿Qué más hacer?

Pareciera que los conductores más indolentes e irresponsables se han puesto de acuerdo para tratar de imponernos este año una moda tan escandalosa como perjudicial y escalofriante. Lastimosamente hablamos de los accidentes de tránsito.

No dispongo de las estadísticas irrefutables de tal afirmación, pero tampoco creo que los números hagan mucha falta para probarlo: No pasan más de tres o cuatro días, a lo sumo una semana, sin aparecer en la prensa la noticia de un percance vial, de carácter masivo, esos en los cuales son varias las víctimas mortales y los lesionados.

Ciego de Ávila: Contra amenazas en las carreteras

Foto: Pastor Batista

“A favor de la preservación de la vida humana, ha sucedido en los últimos días que personas residentes al lado de las carreteras y, también, quienes viajan a bordo, han llamado al número telefónico 106 para reportar a la Policía de camiones de transporte de pasajeros que circulan a exceso de velocidad, sobre los 130 kilómetros por hora”, ejemplifica Sonia Hernández Talavera, secretaria ejecutiva de la Comisión Provincial de Seguridad Vial, cuando le inquirimos sobre lo que se hace en el territorio para poner freno a los altos índices de accidentalidad de tránsito.

La vía segura que necesitamos

Palma Soriano.- Los accidentes en la vía continúan siendo tema de preocupación y análisis en este 2018. Las cifras son escalofriantes. Desde enero hasta la fecha han ocurrido en la provincia Santiago de Cuba más de 100 accidentes de tránsito, con un saldo de 118 lesionados y una decena de personas fallecidas.

Crucigramas en la avenida

Resulta un reto para los conductores de vehículos evadir los baches en la vía, uno de los problemas condicionantes de los accidentes,  por lo cual advertir las reparaciones de las calles hace respirar con tranquilidad, mientras se despejan estos obstáculos del camino, sin el obligado zig zag.

Sin embargo, la cuestión se torna en acertijo cuando nos preguntamos: ¿Por qué este hoyo fue erradicado, mientras otros —apenas a unos metros de distancia— permanecen al acecho del conductor que no logre advertirlos? ¿Quién y cómo se decide cuál tapar, en una misma avenida, como sucede en prácticamente toda la calle Zanja o Ayestarán, por ejemplo?

Mañana será tarde

Casi resulta extraño para los cubanos poner la radio o la televisión al despertar y no escuchar la infausta noticia de un accidente de tránsito, con cifras de muertos y lesionados que desgarran el alma y laceran los sentimientos.

Uno de los más recientes, el ocurrido en el kilómetro 268 de la Autopista Nacional, en el que fallecieron seis personas y entre ellas una niña, me indujo a escribir nuevamente sobre el tema.

Viaje a las entrañas de un monstruo sobre ruedas

 La guagua, al fin, llegó. Era un monstruo verde, una especie de dragón que botaba humo de sus tubos de escape.

Allí estaba yo. Peinado, recién bañado, los zapatos lustrosos y con medio litro de colonia echado encima. A mi alrededor, un grupito de personas que también esperaba la llegada de un P4, una 55 o cualquier otra cosa que pudiera llevarlas de San Agustín al Vedado.

Eran cinco, todos sentados a cómo podían en los pequeños bancos de la parada.

Hechos contra el transporte público, muestras de indisciplina

Holguín, 16 dic (ACN) Las indisciplinas sociales contra el transporte público, constituyen en cierta medida muestras negativas del comportamiento ciudadano en la protección de este medio de uso común en la provincia de Holguín, que perjudica a choferes y viajeros de las diferentes rutas urbanas.

Eludir el pago del precio del pasaje, rayar los asientos de las guaguas, negar la prioridad a embarazadas y personas con discapacidad, son conductas que requieren de una mayor vigilancia para reducir sus efectos negativos, sobre todo por parte de conductores y también de pasajeros en el enfrentamiento de estas rechazables acciones de personas inescrupulosas.

Accidentes: coqueteo subliminal de la muerte

Las Tunas- Nos pusimos las manos sobre la cabeza. ¡Cuidadooo!... Por suerte, fue el susto, pero aquella mujer estuvo a punto de ser atropellada por el camión que adelantó, justo en la parada ubicada frente a la Universidad de Las Tunas, la guagua que intentaba abordar. Era su objetivo y olvidó la prudencia.

La odisea del viajero

Levántate temprano, siempre antes del amanecer; prepara todo en casa, deja listo a tu hijo y sal para el trabajo. Te repites una y otra vez que quizás tengas mejor suerte y llegues temprano hoy, la cosa no está nada fácil para salir del pueblo.

Tus compañeros de trabajo viven justo en la ciudad y se pasan todo el día quejándose de que las guaguas no son suficientes, y tú sigues en el eterno debate de pensar en los pesarosos ocho kilómetros que te separan de tu casa y debes recorrer en “botella” o en los ómnibus porque el tren falló de nuevo.

Opinión del lector: Malas experiencias con taxis ruteros hacia San Agustín

Taxi Rutero. Foto: Ismael francisco / Archivo de Cubadebate

Buenas.

Espero que este comentario lo publiquen, pues es la única vía que me queda para efectuar una denuncia, así como para dar a conocer un fenómeno que está ocurriendo actualmente con los nuevos taxis ruteros que están poniendo.

Me explico:

Opinión: Acera de todos

Transitar por las aceras de la ciudad de Guantánamo pudiera convertirse fácilmente en una carrera de obstáculos… sí, porque muchos factores se encargan de sepultar la utilidad primaria de estas sendas: el tránsito de manera segura del peatón por la vía pública.

Aunque la Ley 109 de 2010 (Código de Seguridad Vial) precisa que son "parte de la vía destinada a la circulación de peatones", la práctica demuestra lo contrario. Cada vez son más quienes olvidando la razón de ser, objeto social y valor de uso de estas sendas, cometen indisciplinas que perjudican a los usuarios.

Vale-No Vale 8

NO VALE que las locomotoras chinas del Tren Habana Manzanillo circulen con todas las puertas de su motor abiertas y llenas de churre y aceite, brindando un aspecto deprimente al viajero que espera su tren. (Lector Francisco)

VALE que hace casi 2 años hayan eliminado a los llamados “Buquenques” en la terminal de Ómnibus Nacionales, para que no existan atropellos a los que optan por los taxis de mayor precio.

Boteros de La Habana: Entre la “astucia” y el desconcierto

Nuevamente la vía “suena” y los boteros “protagonizan” las conversaciones en paradas, centros de trabajo y sobremesas. Los “almendrones” y sus choferes son siempre un tema cardinal de la opinión pública capitalina. A veces, porque ellos aprietan el acelerador y deciden subir los precios, y otras, porque medidas institucionales intentan “ponerles freno”. Mientras, al filo de la carretera, sin ver la solución pasar, persiste la población de La Habana.

Diana o la agonía del transporte en Cienfuegos

Aunque las Diana solventan la crisis, el propio Gobierno del territorio ha reconocido la ineficacia de dichos ómnibus para el traslado de grandes cantidades de personas./Foto: Glenda Boza

“La guagua es la caja, y nosotros, los fósforos”, le espetó la señora al muchacho que la apretujaba contra el asiento, en su intento por comprender la incómoda situación. Diana era el tipo de ómnibus donde viajaba, pequeño, con menos de 30 asientos, y todavía escasos como para asumir la transportación urbana en la ciudad de Cienfuegos.

A propósito del transporte público: ¡Ómnibus vacíos, una maldad!

 Una ciudad con serias dificultades en la transportación de pasajeros no puede darse el lujo de que los ómnibus de determinadas instituciones realicen vacíos los recorridos.

Para venir a trabajar tengo que tomar carros obligatoriamente, me dijo un hombre mientras estábamos en la parada del P-6, frente a la Universidad de La Habana, unos días atrás. Entonces le pregunté el porqué de tal necesidad, y afirmó un tanto apenado: “es que padezco de mal de Parkinson y el molote de la gente me hace daño”.

Incultura vial de negativas repercusiones

La calle, en términos asfálticos, traduce la misma agitación social que vive parte del ciudadano común, expresada en una indisciplina de vastas proporciones, tendente a afectar la dinámica misma del sencillo acto de caminar en medio de cualquiera de nuestras avenidas.

Ya hasta circular a dos pies por una acera resulta diferente a 25 años atrás. El desasosiego se traduce en erráticos trayectos que contravienen sentidos de ruta, en esa inquietud de moscardón presa de tantos transeúntes que asemejan a hormigas sin antenas aprovisionándose ante el advenimiento de – acaso- un posible hongo atómico.

“Pescar” un almendrón

La “pesca” de los almendrones parece convertirse en un deporte y la población capitalina aún no le coge el ritmo. “Al menos las nuevas regulaciones lograron que los tramos ya no los corten porque de ese modo sí que era imposible”, dijo un joven quien dice ser “diario cogedor de carros”.

Cuando el precio suena…

Las calles de La Habana se «calentaron» hace unos días, cuando el gobierno provincial dictó nuevas regulaciones de precios para los taxis privados. Algunos boteros recogieron velas y autos, en un intento de prolongar el forcejeo con las autoridades y la clientela, iniciado en el verano del 2016. El rostro de los habaneros se tensó.

No me sorprendería, sin embargo, si el conflicto pierde intensidad pronto. Al efecto previsible de las regulaciones se sumaría el hecho de constituir este un negocio de dimensiones reducidas y ganancias altas, por el déficit del transporte en la capital.

Una actitud que agudiza más la situación del transporte público

Basta recorrer calles y avenidas de La Habana por donde suelen transitar los “almendrones”, o concurrir a puntos de origen de tales recorridos para escuchar por estos días opiniones divergentes en torno a la respuesta, nada positiva, de aquellos choferes particulares que ahora se niegan a ofrecer el servicio.

Están también los que lo dan parcialmente, o se desvían del itinerario o exigen al usuario el importe total del pasaje aun cuando se quede a mitad de camino.

Regular o no regular: dilemas del transporte público en La Habana

Recientemente el Consejo de la Administración Provincial (CAP) de La Habana amplió un acuerdo relacionado con los precios referenciales del transporte de pasajeros por los trabajadores por cuenta propia, o como se les conoce popularmente “boteros”.

Tanto las autoridades del gobierno como de la Dirección General de Transporte afirman que esta medida no significa la aprobación de nuevas tarifas como muchos suelen pensar, sino que precisa los importes de los tramos intermedios para los recorridos, aprobados en el acuerdo 185/2016 del CAP.

¿Quién cascabelea al Almendrón?

A partir del anuncio de las regulaciones para las tarifas de pasaje en tramos intermedios, los llamados boteros han decidido asumir una reacción negativa ante la obligatoriedad de prestar el servicio en correspondencia con las regulaciones vigentes, o sea los precios referenciales aprobados por el Consejo de la Administración Provincial del Poder Popular.

Del transporte, las regulaciones y los boteros en La Habana

La Habana, Cuba.-  Siempre resulta complicado y riesgoso regular un aspecto de la economía con medidas administrativas. Es una realidad que funciona en cualquier parte del mundo, porque la economía se rige por leyes y marcha como un todo, sin compartimentos estancos.

Por eso, lo que pasa en un punto, tiene repercusiones en otro, y eso es lo que ha sucedido ahora con las nuevas regulaciones aplicadas en La Habana para los transportistas privados, los llamados boteros.

La reacción principal a la limitación de los precios del pasaje ha sido, por un lado, una especie de recogimiento que ha significado una sensible disminución de los autos de alquiler en las calles habaneras.

La indisciplina es inaceptable

Y es que muchos choferes conducen el ómnibus como si les perteneciera y ante la ausencia de un inspector que los controle y  exija cumplir con el deber elemental de subir a los pasajeros, ellos  eluden, sobre todo en horarios pico, las paradas más complejas.

Sobre los letreros de horror y sin misterio…

Confieso que desde hace ya algún tiempo, cuando leí en el cristal trasero de un «almendrón», Chevrolet, el repugnante letrero «sube nena que soy un loco sexual», me dije que algo había que hacer para impedir que continuaran en nuestra sociedad esas manifestaciones contrarias por completo a nuestras más elementales reglas de educación, costumbres y modales de conducta

El pasado 20 de enero, leí en Granma el magnífico artículo de opinión de Madeleine Sautié De horror y ¡sin misterio!, que aborda el tema de los groseros letreros en los autos.

¿Félix Morales o… Julio Verne?

El amor aprendido hace a Félix dejar todo atrás y precipitarse al centro de la serranía, abandonando en determinado punto el Vial de Montaña, por un terraplén pedregoso desde donde a veces se divisa el mar y otras, la roca pura de los farallones

En Machuca nadie es más importante que Félix Morales. Tres veces por semana transporta en un camión Ural a quienes deciden salir o entrar a Machuca, en una travesía de 120 kilómetros en casi 10 horas —ida y vuelta—, entre ese asentamiento, con paso por El Rangel y hasta la ciudad de San Cristóbal.